Terapias

 

Simple

 

Individual

Tratamos la ansiedad, depresión, problemas de autoestima, inseguridad, violencia de género, crisis vitales, profesionales  y  problemas psicosomáticos.

Trabajando los aspectos emocionales se mejora siempre la calidad de vida del paciente. Hoy en día son muchas las preocupaciones, el trabajo, la familia, conciliar ambos aspectos es complicado la mayoría de las veces y nos llenamos de estrés, de angustia y malestar.

Mi forma de trabajar es desde el vínculo de apego seguro que se establece entre terapeuta y paciente, en un ambiente y un clima de trabajo de  confianza, confidencialidad y rigor clínico.

 

Doble

 

Parejas

Es necesario hacer una terapia de pareja cuando los problemas, peleas y  discusiones hacen imposible la armonía familiar. Una terapia de pareja permite reparar el vínculo dañado ó bien permite separarse de mutuo acuerdo sin agresión ni violencia. Previene el síndrome de alienación parental ( la manipulación del los hijos en contra del otro cónyuge) que siempre produce daños irreparables en las personas que más queremos.

Se trabajan separaciones y divorcios pero también otras problemáticas de pareja como son problemas sexuales,  procesos de reproducción asistida, procesos de adopción y familias formadas por parejas del mismo sexo.

 

Triple

 

Niños y adolescentes

En la infancia hay muchas emociones y sentimientos que los padres no saben bien interpretar. Los niños comienzan a producir síntomas incomprensibles causando mucha preocupación y angustia en los padres.

Síntomas más frecuentes en niños: hiperactividad, miedos y fobias, problemas de comportamiento, fracaso escolar, celos, agresividad y somatizaciones corporales.

Igualmente la adolescencia es una etapa de riesgos. Se producen grandes cambios físicos y corporales que muchos adolescentes no pueden atravesar por sí mismos. El objetivo de la adolescencia es pasar de la dependencia absoluta a la independencia absoluta. Acompañar esta etapa, escucharla y guiarla va a permitir encontrar el camino hacia una identidad propia y una vida creativa con proyectos de futuro.

Síntomas más frecuentes en la adolescencia: Fracaso escolar, desinterés, apatía, depresión, cortes y autolesiones e intentos de suicidio.

Tanto la terapia psicológica de niños y adolescentes se complementan con sesiones con padres, consultas a tutores y orientadores para una mejor comprensión de la problemática del paciente.