EMDR

        EMDR es el término que se utiliza para designar un novedoso y efectivo abordaje terapéutico de aspecto integrador. Es una técnica indicada para trabajar acontecimientos traumáticos pasados y actuales que producen ansiedad y depresión. Está indicado especialmente para duelos, fobias y miedos.

Su máxima es que los síntomas presentes tienen que ver con acontecimientos pasados no procesados. Las dificultades actuales de los pacientes puede estar relacionada con sucesos angustiosos sufridos en la infancia que han quedado bloqueados y siguen influyendo no solo en la conducta del individuo, sino  también en la gestión de situaciones traumáticas posteriores produciendo malestar y síntomas disfuncionales.

Cuando hablamos de traumas podemos diferenciar dos tipos: Traumas (con T mayúscula) y traumas (con t minúscula).

  • Los traumas “T” es lo que tradicionalmente definimos como trauma, una sola experiencia terriblemente dolorosa y que fácilmente hace reaccionar a la persona ante una situación similar o algún aspecto que le recuerde la vivencia traumática. Ejemplos de este tipo incluirían enfermedades mortales,  accidentes de coche,  abusos sexuales y/o físicos y muertes de familiares próximos.

 

  • Los traumas “t” se refieren a las situaciones perturbadoras donde el efecto acumulado es  tan impactante como un trauma “T”. Ejemplos de este tipo son el rechazo de los padres, la exigencia excesiva de un profesor, el desprecio de los compañeros de clase, la sobreprotección paterna, etc….

 El método consiste en movilizar los ojos en diferentes direcciones guiados por las instrucciones de un terapeuta experimentado. Estos movimientos visuales tienen la misma función que los movimientos REM del sueño, posibilitan el reprocesamiento adaptativo de situaciones que en su día no se pudieron elaborar y quedaron bloqueados en redes neuronales no adaptativas.

Según la experiencia y los estudios realizados durante los últimos 30 años, los movimientos oculares permiten que las redes neuronales procesen el trauma de una manera madura y adaptativa lo que proporciona al paciente alivio a su dolor y nuevos recurso cognitivos para afrontar la vida y posteriores traumas.

El EMDR lo descubrió FRANCINE SHAPIRO en 1987 y su libro SUPERA TU PASADO es de recomendada lectura para los pacientes que quieran realizar este tipo de terapia.